14 septiembre 2009

Nueva Colección Virtudes y Pecados (I)


Es el más “metafísico” de los Pecados Capitales en cuanto está referido a la incapacidad de aceptar y hacerse cargo de la existencia en cuanto tal. Es también el que más problemas causa en su denominación. La simple “pereza”, más aún el “ocio”, no parecen constituir una falta. Hemos preferido, por esto, el concepto de “acidia” o “acedía”. Tomado en sentido propio es una “tristeza de animo”.
En el fondo, la acidia se identifica con el “aburrimiento” que sentimos frente a la existencia toda, frente al hecho de existir y de todo lo que esto implica. La vida nos exige trabajo, esfuerzo para actuar según lo que se debe, esfuerzo que no es ni gratuito ni fácil. Cuando no somos capaces de asumir este trabajo la vida humana se transforma en un vacío que me causa “horror”. De hecho ‘aburrimiento’ significa originariamente “ab horreo” (horror al vacío).
(fuente: wikipedia)